Centuria 10

 

I Al enemigo, el enemigo fe prometida, No se guardará, los cautivos retenidos, Presos, urge la muerte y el resto en camisa, Condenado el resto para ser sostenidos.

II Vela de galera vela de nave esconderá, La gran flota hará salir a la pequeña, Diez naves próximas la envolverán empujar, Gran derrota unidas a se reunir.

III Y luego sacará afuera cinco rebaños, Un fugitivo por Penelón dejará, Falso murmurar, socorro venir de ellos, El jefe entonces el asedio abandonará.

IV Hacia medianoche conductor de la armada, Se salvará súbitamente desvanecido, Siete años después el hambre no reprochada A su regreso nunca dirá que sí.

V Albi y Castres constituirán nueva liga, Nuevos Arrianos Lisboa y Portugueses, Carcas, Toulouse consumirán sus lizas, Cuando jefe nuevo monstruo de Lauragues.

VI Sardón, Nemans tan alto desbordarán Que se deseará Deucalión renacer,
En el coloso la mayor parte huirá Vestal sepulcro fuego apagado resurgir.

VII El gran conflicto que se prepara en Nancy, El Emaciano dirá yo someto todo, La isla Británica por vino, sal en abundancia, Hem. mi. dos Phi. por largo tiempo no ocupará Mets.

VIII Indice y pulgar recorrerán la frente De Senegalia el Conde a su propio hijo, La Myrnamea por varios de señalada frente, Tres en siete días heridos de muerte.

IX Las higueras de Castillón día de niebla, De mujer infame nacerá soberano príncipe Sobrenombre de calzado para sí mismo póstumo, Nunca hubo un peor Rey en su provincia.

X Obra de muerte, enormes adulterios, Gran enemigo de todo el género humano, Que será peor que sus abuelos, tíos ni padres, En hierro, fuego, agua, sanguinario a inhumano.

XI Debajo de lonchere del paso peligroso Hará pasar el póstumo su tropa, Los montes Pirineos pasar fuera su bagaje, De Perpignan correrá el Duque a Tende.

XII Elegido Papa, de elegido será burlado, Súbito de pronto emocionado dispuesto y tímido, Por demasiada dulzura a morir provocado, No más temor la noche de su muerte guía.

XIII En los pastos de animales rumiantes Por ellos conducido al vientre helbipólico, Soldados escondidos, las armas ruido haciendo, No lejos tentado de la ciudad Antipólica.

XIV Urnel Vaucile sin consejo de sí mismo Osado tímido, por miedo preso, vencido, Acompañado de algunas rameras lívidas, En Barcelona a los cartujos convencido.

XV Padre duque viejo de años y de sed cargado, El último día el hijo rechazando el vaso Dentro del pozo vivo muerto será inmerso, Senado al hijo la muerte lenta y ligera.

XVI Felices en el reino de Francia felices de vida, Ignorando sangre, muerte, furor y rapiña, De no aduladores serán puesto en envidia, Rey ocultado, demasiado hígado en la cocina.

XVII La Reina Ergaste viendo a su hija pálida, Por un remordimiento en sus íntimas entrañas,
Lanza gritos lastimeros de auxilio a Angoulême, Y al germánico matrimonio excluido.

XVIII El rango Lorenés cederá lugar a Vendosme, Lo de arriba y abajo, y lo de abajo arríba, El hijo de Hamón será elegido en Roma, Y los dos grandes habrán fracasado.

XIX Día en que será por Reina saludada, El día después la salvación, la plegaria: La cuenta hecha razón y balbuceada, Por antes humilde nunca se sintió tan ufana.

XX Todos los amigos que hayan tomado partido, Por rudo en cartas muerto y saqueado, Bienes olvidados por fijo gran fianza, Nunca romano pueblo fue tan ultrajado.

XXI Por el despecho del Rey sosteniendo lo liviano, Será herido presentándole los anillos; El padre al hijo queriendo inspirar nobleza Hecho, como en Persia antes los Magos hicieron.

XXII Por no querer consentir al divorcio, Que luego se ha reconocido indigno, El Rey de las Islas, será expulsado a la fuerza, Puesto en su lugar quien de rey no tendrá signo.

XXIII Ál pueblo ingrato hechas las reprensiones, Entonces la armada se apoderará de Antibes, En el arco Monech harán las reclamaciones Y en Frejus uno y otro tomará Ribe.

XXIV El cautivo príncipe en las Italias vencido Pasará Génova por mar hasta Marsella, Por gran esfuerzo de los extraños sobrevencido, Salvo un disparo a un barril licor de abejas.

XXV Por Nebro abrir de Brisanne pasaje, Bien alejados el rago hará muestra, En Pelligouse se cometerá el ultraje De la gran dama sentada en la orquesta.

XXVI El sucesor vengará a su cuñado, Ocupar reino con pretexto de venganza, Abatido obstáculo su sangre muerte vitupera, Largo tiempo Bretaña se alineará con Francia.

XXVII Por el quinto y uno gran Hércules Vendrán a abrir el templo con mano bélica, Un Clemente, Julio y Ascans retrocede, La espada, llave, águila, no tuvieron tanta lucha.

XXVIII Segundo y tercero que hacen la primera música Serán sublimados en honor por el Rey,
Por pingüe y magra y casi media ética Informe de Venus falso volverá deprimido.

XXIX De Pol Mansol en caverna de cabras Escondido y apresado sacado fuera por la barba, Cautivo conducido como bestia fiera Por Begourdans llevado cerca de Tarbes.

XXX Sobrino y sangre del santo recién llegado, Con el sobrenombre sostienen arcos y cubierto Serán arrojados y condenados a muerte arrojados desnudos, En rojo y negro convertirán su verde.

XXXI El sacro imperio vendrá a Germania, Ismaelitas hallarán lugares abiertos, Asnos querrán también la Carmania, Los fundamentos de tierra bien cubiertos.

XXXII El gran imperio cada uno lo va a desear, Uno sobre los demás lo llegará a obtener, Pero polo tiempo durará su reino y ser, Dos años apenas se podrá aguantar.

XXXIII La facción cruel en vestido talar, Vendrá a esconder debajo añlados puñales: Tomar Florencia el duque y el lugar diflongo, Su descubrimiento por inmaduros y desleales.

XXXIV Galo que imperio por guerra ocupará, Por su cuñado menor será traicionado, Por caballo rudo volteado arrastrado, Por ello el hermano por mucho tiempo odiado será.

XXXV Hijo menor del Rey encendido de ardiente lujuria, Para gozar de su prima hermana: Vestido de mujer en el templo de Artemis: Viandante herido por un desconocido del Maine.

XXXVI Después del Rey del Soucq hablando de guerras, La isla Harmótica lo despreciará: Durante bastantes años royendo él y robando, Por tiranía el ser de la Isla cambiará.

XXXVII Gran motín junto al lago de Borget, Se reunirán cerca de Montmelián: Siguiendo más allá pensadores harán proyectos, Chambery Moriane combate San Julián.

XXXVIII Amor alegre no lejos establece la sede, Por el santo Bárbaro estarán las guarniciones: Ursinos Hadria por Galos pondrán trampa, Por miedo rendidos del ejército a los Grisones.

XXXIX Primer hijo de la viuda desgraciado matrimonio, Sin hijo alguno dos Islas en discordia,
Antes de dieciocho años edad incompetente, Cerca del otro más difícil el acuerdo.

XL El joven nacido en el reino Británico, Que el padre agonizante habrá recomendado, Aquél muerto Lonole. dará tópico, Y dará a su hijo el reino demandado.

XLI En la frontera de Caussade y Charlus, No muy lejos del fondo del valle, De Ciudad Franca música a sones de laúd, Combouls y gran entorno rodeado.

XLII El reino humano de Ánglica progenie Hará a su reino paz y union tener: Cautiva guerra mitad de su clausura, Largo tiempo la paz les hará mantener.

XLIII El tiempo demasiado bueno, demasiada bondad real, Hace y deshace pronto improvisada negligencia: Creerá ligero fallo de esposa leal, El condenado a muerte por su benevolencia.

XLIV Cuando un Rey marche contra los suyos, Nativo de Blois, subyugará a los Lígures, Mammel, Córdoba y los Dálmatas, De siete luego la sombra al Rey dádivas y los muros.

XLV La sombra del reino de Navarra no verdadero, Hará el camino del trono ilegítimo: De Cambrai el incierto consentimiento prometido, Rey Orleans dará muro legítimo.

XLVI Vida, suerte, muerte del oro, villana indigna, Será de Saxonia no nuevo elector: De Brunswick mandará de amor un signo, Haciéndolo falso al pueblo seductor.

XLVII De Bourze a la Dama Guyrlande, Por la traición hecha se le ensalzará El gran Prelado de Leon por Formande, Falsos peregrinos y ruina del raptor.

XLVIII En lo más hondo de España enseña, Saliendo del término y de los confines de Europa, Tumultos pasando junto al puerto de Laigne, Su ejército por banda será derrotado.

XLIX Jardín del mundo junto a ciudad nueva, En el camino de las montañas socavadas: Será asido y sumergido en la cuba, Bebiendo a la fuerza aguas sulfurosas envenenadas.

L El Mosa al día, tierra de Luxemburgo, Descubrirá Saturno y tres en la urna,
Montaña y llano, villa, ciudad y pueblo, Lorena diluvió, consumar gran traición.

LI De los lugares planos y bajos del país de Lorena, Serán las bajas Alemanias unidas: Por los del cerco, Picardos, Normandos, del Maine Y a los cantones se habrán reunido.

LII Donde Laye y Escalda se casan, Serán las bodas largo tiempo preparadas: En el lugar de Amberes donde las aguas corren, Joven ancianidad consorte inficionado.

LIII Los tres pellejeros de lejos se batirán, El mayor por poco quedará a la escucha: El gran Selín no sera ya más jefe, Lo nombrará fuego peltre, blanca ruta.

LIV Nacida en este mundo de fugaz concubina, A dos puesta en alto por las tristes noticias, Entre enemigos será hecha cautiva, Conducida a Malinas y Bruselas.

LV Las desgraciadas bodas se celebrarán Con gran alegría: pero el fin desgraciado, Marido y madre nuera desdeñarán, El Fibe muerto y nuera más lastimosa.

LVI Prelado real estará muy debilitado, Gran flujo de sangre saldrá por su boca, El reino Ánglico por reino respirado, Largo tiempo muerto vivó en Tunis como cepa.

LVII El sobrevenido no conocerá su cetro, Los hijos jóvenes de los mayores odiará: Y nunca existió un ser más cruel, Para sus esposas a muerte el negro expulsará.

LVIII En tiempo de luto cuando el felino monarca, Guerree contra el joven Emaciano: Galia sacudir, hundir la barca, Intentar Focen a la Poniente empresa.

LIX En Lyón veinticinco de un hálito, Cinco ciudadanos Germanos, Brescianos, Latinos: A escondidas del noble conducirán larga cola Y descubiertos por ladridos de mastines.

LX Lloró por Niza, Manego, Pisa, Génova, Savona, Siena, Capua, Módena, Malta: Por encima sangre y puñal por aguinaldo, Fuego, temblor de tierra, agua, desdichada cuenta.

LXI Belta, Viena, Emorre, Sacarbance, Querrán entregar a los Bárbaros Pononia:
De fuego y sangre en ciudad de Bizancio, Los conjurados descubiertos por matrona.

LXII Cerca de Sorbin para atacar Hungría, El heraldo de Brudes los vendrá a advertir: Jefe Bizantino, Sallón de Esclavonia, A la ley de Árabes los vendrá-a convertir.

LXIII Cidrón, Ragusa, la ciudad de San Hierón, Reivindicará el mendicante socorro: Muerto hijo del Rey por muerte de dos airones, El Árabe y Hungría seguirán un mismo curso.

LXIV Llora Milán, llora Luca, Florencia, Que tu gran Duque al carro subirá, Cambiar la sede junto a Venecia se avanza, Cuando Colonia cambie a Roma.

LXV ¡Oh, vasta Roma!, tu ruina se acerca, No de tus muros, de tu sangre y substancia: El aspro con letras hará muy horribles muescas, Hierro afilado metido a todos hasta el mango.

LXVI El jefe de Londres por reino la América, La isla de Escocia empeorará por la helada: Rey Reb tendrán un tal falso Anticristo, Que les obligará a todos a entrar en la pelea.

LXVII El temblor muy fuerte en el mes de mayo, Saturno, Capricornio, Jupiter, Mercurio en Tauro: Venus, también Cáncer, Marte en Nonnay, Caerá pedrisco más grueso que un huevo.

LXVIII La armada del mar ante ciudad se situará, Luego sin ir muy lejos partirá: Ciudadanos gran presa en tierra tomarán, Volver escuadra cobrará de nuevo gran empuje.

LXIX El hierro luciendo como nuevo, aun siendo viejo, Serán tan grandes por mediodía Aquilón: De su propia hermana grandes alas alzadas, Huyendo herido al zarzal de Ambellón.

LXX El ojo por objeto hará tal excrecencia, Tanta y tan ardiente que caerá la nieve. Campo irrigado irá en decadencia, Que el primado sucumbirá en Rege.

LXXI La tierra y el aire se helarán tanto, Cuando se vaya en jueves a venerar Lo que nunca será ni fue tan bello, De las cuatro partes te vendrán a honrar.

LXXII El año mil novecientos noventa y nueve, siete meses, Vendrá del Cielo un gran Rey de horror:
Resucitar al gran Rey de Angolmois, Antes, después, Marte reinará por buena dicha.

LXXIII El tiempo presente junto con el pasado, Será juzgado por el gran Jovialista: El mundo tarde le habrá cansado, Y desleal por la clerecía jurista.

LXXIV Al, término del Gran número séptimo, Aparecerán en el tiempo juegos de Hecatombe, No lejos de la gran edad milésima, Que los entrados saldrán de sus tumbas.

LXXV Tan esperado no volverá jamás, Dentro de Europa, en Asia aparecerá, Uno de la liga salido del gran Hermes, Y sobre todos los Reyes de Oriente crecerá.

LXXVl El gran Senado otorgará la pompa, A uno que después será vencido expulsado, Sus partidarios serán a son de trompa Bienes subastados, enemigos desterrados.

LXXVII Treinta partidarios del orden de los quírites, Proscritos, sus bienes entregados a sus adversarios, Todos sus servicios tenidos por deméritos, Flota dispersa entregada a los corsarios.

LXXVIII Súbita alegría en súbita tristeza, Será en Roma en gracias abarcadas, Luto, gritos, llantos, lágrimas sangre excelente regocijo Contrarias bandas sorprendidas y deshechas.

LXXIX Los viejos caminos serán todos embellecidos, Se pasará a Menfis a legiones, Tan gran Mercurio de Hércules flor de lis, Haciendo temblar la tierra, mares y regiones.

LXXX En el Reino grande del gran reino reinante, Con la fuerza de las armas las grandes puertas de bronce Hará abrir, el Rey y Duque llegado, Puerto demolido, nave hundida, día sereno.

LXXXl Puesto tesoro templo ciudadanos Hespérides, En aquel retirado y secreto lugar: El templo abrir los lazos famélicos, Recobrado, arrebatado, presa horrible en la mitad.

LXXXII Gritos, llantos, lágrimas vendrán con cuchillos, Simulando huir darán el último asalto: En los parques de los alrededores plantar profundos bancales, Vivos y rechazados y heridos en el asalto.

LXXXIII De luchar será dado el signo, Del parque se verán constreñidos a salir fuera:
La enseña de Gante en los alrededores será vista, El que obligará a todos los suyos a morir.

LXXIV Lo natural a tan alto no baja, Volver tarde hará maridos contentos: El Recloing no quedará sin debates, Empleando y perdiendo todo su tiempo.

LXXXV El viejo tribuno al borde de la angustia, Será apresado, cautivo no liberar, El viejo no viejo, el mal hablando tímido, Por legítimo a sus amigos entregado.

LXXXVI Como un grifo vendrá el Rey de Europa, Acompañado por los de Aquilón, De rojos y blancos conducirá gran tropa, Y contra el Rey de Babilonia irán.

LXXVII Un gran Rey ocupará el Puerto junto a Niza, Y hará de él el gran Imperio de la muerte En los Antípodas pondrá su novilla, Por mar la Pille todo desaparecerá.

UXXVIII Pies y Caballo en la segunda vigilia Harán un magnífico ingreso todo por el mar: Dentro de la felpa entrará de Marsella, Llanto, gritos y sangre, jamás ningún tiempo tan amargo.

LXXXIX De ladrillo en mármol serán los muros reducidos, Siete y cincuenta años pacíficos: Alegría para los humanos, renovado el acueducto, Salud, grandes frutos, alegría y tiempos maléficos.

XC Cien veces morirá el tirano inhumano, Puesto en su lugar un sabio y bonachón, Todo el Senado estará bajo su mano, Provocado será por un astuto temerario.

XCI Clero Romano, el año mil seiscientos y nueve, En el primer día del año habrá elección: De uno gris y negro de la Compañía salido, Nadie nunca fue astuto como él.

XCII Ante el padre el hijo será muerto, El padre después entre cuerdas de junco, Pueblo Genovés será esforzado, Yaciendo el jefe en medio como un tronco.

XCIII La barca nueva recibirá los viajes, Allí y luego transferirán el Imperio: Beaucaire, Arlés los rehenes retendrán, Cerca de dos columnas halladas de Porfirio.

XCIV De Nimes, de Arlés, y Viena despreciar, No obedece todo al edicto de Hespérida:
A los trabajos por el grande condenar, Seis escapados en hábito seráfico.

XCV A las Españas llegará un Rey muy poderoso, Por mar y tierra subyugado nuestro Mediodía: Este mal hará, rebajando a la Media Luna, Bajar las alas a los del Viernes.

XCVI Religión del nombre de los mares vencerá, Contra la secta del hijo Adaluncatif, Secta obstinada deplorada temerá, De los dos heridos por Alef y Alef.

Xcvit Trirremes llenos de cautivos de toda edad, Tiempo bueno va a malo, lo dulce por amargura: Botín para los Bárbaros muy pronto cogerán las armas, Con el deseo de ver lamentarse al viento la pluma.

XCVIII El claro esplendor a doncella gozosa No lucirá más, mucho tiempo estará sin sal Con mercaderes, rufianes, lobos, odiosa, Todos mezclados, monstruo universal.

XCIX El fin; el lobo, el león, el buey y el asno, Tímida dama estarán con mastines: No caerá ya más para ellos el dulce maná, Mayor vigilancia y custodia a los mastines.

C El gran Imperio será para Inglaterra, El Pempotam de años más de trescientos, Grandes tropas pasarán por mar y tierra, Los Lusitanos no estarán de ello muy contentos.