Centuria 5

 

I Antes de la venida de la ruina céltica, Dentro del templo dos parlamentarán, Puñal corazón, de un caballero en corcel y lama, Sin hacer ruido al grande enterrarán.

II Siete conjurados en el banquete ostentarán, Contra los tres el hierro fuera del navío: Uno las dos tropas al grande hará llevar, Cuando con el mazo. Último a la frente le tira.

III El sucesor del Ducado llegará Mucho más allá que el mar de Toscana:
Florencia tendrá una Rama Gálica, De acuerdo en su girón náutica Rana.

IV El fuerte mastín de la ciudad expulsado, Será contrariado por la extranjera alianza, Después de haber echado el ciervo en los campos, El lobo y el oso se darán desconfianza.

V Bajo sombra fingida de quitar servidumbre, Pueblo y ciudad la usurpará por sí mismo: Peor hará por fraude de joven putaña, Entregado al campo leyendo el falso proemio.

VI Al Rey el augur la mano imponer sobre el jefe, Vendrá a rogar por la paz itálica: A la mano izqu:erdá cambiará el cetro, De Rey llegará a ser Emperador pacífico.

VII Del Triunviro serán hallados los huesos, Buscando profundo tesoro enigmático, Los de alrededor no estarán en reposo, Este ahondar mármol y plomo metálico.

VIII Será dejado fuego vivo, muerto escondido, Dentro de los globos horribles espantosos, De noche sobre naval ciudad en polvo convertida, La ciudad al fuego, el enemigo favorecido.

IX Hasta el fondo el gran arco destruido, Por un jefe cautivo al amigo anticipado: Nacerá de dama frente, rostro melenudo, Cuando por astucia Duque a muerte llevado.


X Un jefe Céltico en el conflicto herido, Cerca de una cueva viendo a los suyos caer muertos: De sangre y heridas y de enemigos cercado, Y socorrido por cuatro desconocidos.

XI El mar no pasará por los umbrales solares, Los de Venus dominarán toda el África: Saturno no ocupará ya más su reino, Y cambiará la parte Asiática.

XII Junto al lago Leman será conducida, Por jovencita extranjera ciudad queriendo traicionar: Antes de su homicidio en Habsburgo la gran fuga, Y los del Rin vendrán a arrebatarla.

XIII Con gran furor el Rey Romano Belga, Devastar querrá a la bárbara falange: Furor rechinando expulsará a la gente líbica, Desde Pannonia hasta el ara de Hércules.

XIV Saturno y Marte en Leo, España cautiva,
Por jefe Líbico en conflicto atrapado, Cerca de Malta, Heredde tomada viva, Y Romano cetro será por Gallo golpeado.

XV Navegando cautivo tomado gran Pontífice, Gran apresto fallido, los clérigos tumultuosos: Segundo electo ausente su bien distribuido, Su favorito bastardo a muerte condenado.

XVI A su alto precio más la lerma sabea, De humana carne por muerte en ceniza poner, A la Isla de Paros por Cruzados perturbada, Cuando en Rodas duro espectro aparecer.

XVII De noche pasando el Rey junto a una Andronne, Aquel de Chipre y principal acecha: Engañado el Rey, la mano fue a lo largo el Ródano, Los conjurados irán a darle muerte.

XVIII El infeliz perseguido morirá de pena, Su vencedor celebrará la hecatombe: Prístina ley, franco edicto extendido_ El muro y el Principe al septimo día cae.

XIX El gran Real de oro, de bronce enriquecido, Rota la paz, por un joven declarada la guerra: Pueblo afligido por un jefe quejumbroso, De sangre bárbara quedará cubierta la tierra.

XX Un gran ejército los Alpes atravesará, Un poco antes nacerá el terrible monstruo: Prodigiosa y súbitamente volverá, El Gran Toscano a su lugar más próximo.

XXI Por la muerte del Monarca Latino, Los que habrá por reino socorrido: El fuego lucirá, el botín dividido. La muerte pública a los valientes incursos.

XXII Antes que en Roma el grande haya rendido el alma, Gran espanto en el ejército extranjero: Por escuadrones la trampa cerca de Parma, Después los dos rojos juntos correrán francachela.

XXIII Los dos, contentos, estarán unidos juntos, Cuando la mayoría a Marte estén conjuntados; El grande de África con temblor y espanto, Por el ejército Duunvirato derrotado.

XXIV El reino y la ley bajo Venus edificados, Saturno tendrá sobre Júpiter imperio: La ley y reiuo por el sol levantados, Sufrirán lo peor por Saturninos.

XXV El Príncipe Árabe Marte, Sol, Venus, León,
Reino de Iglesia por mar sucumbirá: Hacia Persia muy cerca de un millón, Bizancio, Egipto, ver. sepr. invadirá.

XXVI La gente esclava y a la vez marcial, Será en alto grado tan elevada: Cambiarán Príncipe, nacerá un Provincial, Pasará el mar flota en los montes reclutada.

XXVII Por fuego y armas no lejos del mar Negro, Vendrá de Persia a ocupar Trebisonda: Temblar Fato, Metelín, Sol alegre, De sangre Árabe de Hadria cubierta ola.

XXVIII El brazo colgando a la pierna atado, Semblante pálido, en el seno un puñal escondido Presa que será herida en la reyerta, AI grande de Génova será el hierro dejado.

XXlX La libertad no será recobrada, La conseguirá un negro fiero, inicuo, villano, Cuando la materia del puente sea abierta, De Híster, Venecia la república alterada.

XXX Todo alrededor de la gran ciudad, Serán soldados alojados por campos y pueblo: Dar el asalto a París, Roma incitada, Sobre el puente será hecho gran saqueo.


XXXI Desde la Antigua tierra de la sapiencia jete, Que actualmente es la rosa del mundo: Puente arruinado, y su gran preeminencia Será súbdita y náufraga de las ondas.

XXXII Donde está todo lo bueno, todo el bien Sol y Luna, Es abundante, se acerca su ruina: Del cielo se avanza aventar tu fortuna, En el mismo estado que la séptima roca.

XXXIII Algunos principales de la ciudad rebelde, Que se esforzarán mucho por recuperar la libertad: Despedazar machos, infeliz contienda, Gritos, baladros en Nantes lástima ver.

XXXIV De lo más profúndo del Occidente Inglés, Donde está el jefe de la Isla Británica: Entrará una flota en la Gironda por Blois, Con vino y sal, fuegos encerrados en las barricas.

XXXV Por ciudad franca de la gran mar Selina, Que lleva todavía en el estómago la piedra, Inglesa armada vendrá bajo la niebla A tomar un ramo de la gran abierta guerra.

XXXVI De monja el hermano por improvisa fántasía Mezclará rociada al mineral: En la placenta da a vieja tardía, Secado el goteante será simple y rural.

XXXVII Trescientos serán de una voluntad y acuerdo, Sólo para llegar al cabo de su espera. Veinte meses después todos otra vez de acuerdo, Su rey traicionado simulando odio fingido.


XXXVIII Este gran Monarca sucederá al muerto, Dará vida ilícita y lúbrica, Por indolencia a todos concederá, Que al fin resucite la Ley Sálica.

XXXIX De la verdadera rama de flor de lis salido, Puesto y alojado heredero de Etruria: Su sangre antigua de larga mano tejida, Hará Florencia florecer en los blasones.

XL La sangre Real será tan mezclada, Forzados serán Galos de la Hesperia: Se esperará que el término haya pasado, Y sea muerta de la voz la memoria.

XLI Nacido bajo las sombras del día nocturno, Será en reino y bondad soberana: Hará renacer su sangre de los lejanos ancestros, En siglo de oro el de bronce transformando.

XLII Marte elevado a su más alto apogeo, Obligará a los Alóbroges a retirarse de Francia: La gente Lombarda causará gran pavura, A los del Águila comprendidos bajo la Balanza.

XLIII La gran ruiná de los secretos no se aleja, Provenza, Nápoles, Sicilia, Seez y Ponza, En Germania, en el Rin y Colonia, Heridos de muerte por todos los de Maguncia.

XLIV Por mar el rojo será preso por piratas, La paz será turbada por su causa: La ira y el avaro cometerán por santo acto, Al gran Pontífice será doblada la armada.

XLV El Gran Imperio quedará pronto desolado, Y trasladado cerca de escabrosa silueta: Los dos bastardos por el mayor degollados, Y reinará Enobardo, nariz desmesurada.

XLVI Por capelos rojos querellas y nuevos cismas, Cuando hayan elegido al Sabinés: Se producirán contra él grandes sofismas, Y será Roma dañada por Albanés.

XLVII El gran Árabe avanzará muy adelante, Traicionado será por los Bizantinos: La antigua Rodas se le pondrá delante, Y mucho mayor mal por otros Panonios.

XLVIII Después de la gran aflicción del cetro, Dos enemigos por ellos serán derrotados: Escuadra de África hacia los Panones irá a nacer Por mar y tierra cumplirán horribles hechos.

XLIX Nadie de España, sino de la antigua Francia Será elegido para la navecilla temblante, Al enemigo se le otorga fianza, Quien en su reino será peste cruel.

L El año en que los hermanos del Lys estén en edad, Uno de ellos reinará sobre la gran Romania: Temblarán los montes cuando se abra paso Latino, Después hará campaña contra el fuerte de Armenia.

LI La gente de Dacia, de Inglaterra y Polonia, Y de Bohemia harán nueva liga: Para ir más allá de Hércules la columna, Bárcinos, Tirrenos levantarán cruel intriga.

LII Un Rey se comportará de un modo contrario, Levantará hasta el reino a los exiliados: En sangre nadar la gente casta Hipólita, Y florecerá por mucho tiempo bajo tal enseña.

LIII La ley contenida de Sol y Venus Apropiándose el espíritu de profecía, Ni uno ni otro serán oídos, Por Sol tendrá la ley del gran Mesías.

LIV Del puente Euxino y la gran Tartaria, Un Rey habrá que vendrá a ver la Galia, Atravesará Alana y Armenia, Y en Bizancio dejará sangrante Galia.

LV De la comarca de la Arabia Feliz, Nacerá un poderoso de la ley Mahomética, Vejar España, conquistar Granada, Y luego por mar a la gente Ligústica.

LVI Por la muerte de un muy viejo Pontífice, Será elegido Romano de madura edad, De quien se dirá que la Sede desfigura, Y aguantará largamente y obrará con claridad.

LVII Istra del Gaulsier y Aventino, Quien por el boquete advertirá al ejército, Entre dos peñascos será cogido el botín, De Sext Mansol perder la fama.

LVIII Del acueducto de Uticense y del Garda, Por la floresta y monte inaccesible, El enemigo del puente será ligado al puño E incluso el jefe que será tan terrible.

LIX Para el jefe Inglés en Nimes demasiado miedo, Hacia España en auxilio de Aenobarba, Muchos morirán por Marte abierto aquel día, Cuando en Artois caiga estrella con barba.

LX Por cabeza rapada será difícil elegir, Cuanto más lleve su carga pasará: Tan gran furor y rabia hará decir, Que a sangre y fuego todo sexo destrozará.

LXI El hijo del grande no siendo por su nacimiento, Subyugará los altos montes Apeninos: Hará temblar a todos los de la balanza, Y en los montes fuego hasta Mont-Cenis.

LXII Sobre las rocas se verá llover sangre, Sol Oriente, Saturno Occidental: Cerca de Orgon guerra, en Roma gran mal ver, Naves hundidas, y capturado el Tridental.

LXIII El honor indebidamente llorado de una empresa vana, Galeotes errantes por latinos, frío, hambre, olas, No lejos del Tíber de sangre la tierra teñida, Y sobre los mortales caerán diversas plagas.

LXIV Los reunidos por descanso de gran número, Por tierra y mar consejo transmitido: Hacia el Otoño Génova, Niza de la sombra, Por campos y ciudades el jefe contrabandado.

LXV El miedo súbitamente venido será grande, Algunos principales del asunto se esconderán: Y dama en ascuas no será más vista Y poco a poco los grandes se enojarán.

LXVI Bajo los antiguos edificios vestales, No alejados del acueducto arruinado: De Sol y Luna son los relucientes metales, Ardiente lámpara Trián de oro parpadea.

LXVII Cuando el jefe Perusa no se despoje de su túnica, Sentidos cubiertos totalmente desnudos expoliar, Serán tomados siete hecho aristocrático, Padre a hijos muertos heridos en la garganta.

LXVIII En el Danubio y del Rin vendrá a beber, El gran Camello, de ello no se arrepentirá: Temblar del Ródano y más fuerte los del Loira, Y junto a los Alpes el Gallo lo vencerá.

LXIX Cuanto más esté el grande en falso sueño, La inquietud vendrá a tomar reposo: Levantad falange de oro, azul y rojo, Subyugar África, roerla hasta los huesos.

LXX Regiones sujetas a la Balanza Harán temblar los montes con gran guerra, Cautivos todo entrambo sexo y toda Bizancio, Que se gritará al alba tierra a tierra.

LXXI Por el furor de uno que esperará el agua, Por la gran rabia todo el ejército turbado: Cargadas de nobles diecisiete naves, A lo largo del Ródano un mensajero tarde llegado.

LXXII Por el placer de edicto voluptuoso, Se mezclará el veneno en la fe: Venus tendrá un curso tan virtuoso, Que ofuscará del Sol toda ley.


LXXIII Perseguida por Dios será la Iglesia, Y los santos Templos serán expoliados, El hijo pondrá a su madre desnuda en camisa, Serán los Árabes a los Polones unidos.

LXXIV De sangre Troyana nacerá corazón Germánico Que se convertirá en una gran potencia: Afuera expulsará gente extraña Arábiga, Volviendo la Iglesia a su antigua preeminencia.

LXXV Subirá alto sobre el bien más a la diestra, Permanecerá sentado sobre la piedra cuadrada, Hacia el Mediodía puesto a la ventana, Bastón torcido en mano, boca férrea.

LXXVI En un lugar libre izará su estandarte, Y no querrá en ciudad tener asiento: Aix, Carpen, la Isla Volce, Monte Cavaillón, En todos estos lugares abolirá su huella.

LXXVII Todos los grados de honor Eclesiástico, Serán cambiados en día quirinal: En Marcial el quirinal flamínico, Luego un Rey de Francia lo hará vulcanal.

LXXVIII Los dos unidos lo serán por poco tiempo, Y al cabo de trece años al Bárbaro Sátrapa, Por los dos lados harán tal perdimiento, Que uno bendecirá la Barca y su capa.

LXXIX Por sagrada pompa abajará las alas, Por la venida del gran legislador: Al humilde levantará, vejará a los rebeldes,
No nacerá en la tierra ningún emulador.

LXXX El Ogmión gran Bizancio se acercará, Expulsada será la Barbárica Liga: De las dos leyes una la esténica abandonará, Bárbara y Franca en perpetua intriga.

LXXXI El pájaro Real sobre la ciudad solar, Antes de siete meses hará nocturno augurio: Muro de Oriente caerán rayos y truenos, Siete días a las puertas los enemigos alerta.

LXXXII La paz se concluirá fuera de la fortaleza, Saldrá de ella el que está desesperado: Cuando los de Arbois, de Langres, junto a Bresse, Tendrán el monte Dolle, emboscada de enemigos.

LXXXIII Los que tengan empresa subvertir, Inigualable reino, fuerte a invencible: Obrarán -con fraude, noches tres advertir, Cuando el mayor en la mesa lea la Biblia.

LXXXIV Nacerá del abismo y ciudad desmesurada, Nacida de padres oscuros y tenebrosos: Que la potencia del gran Rey reverenciada, Querrá destruir por Rouen y Evreux.

LXXXV Por los Suevos y lugares circunvecinos, Estarán en guerra a causa de muchedumbres: Cámbaros marinos, langostas y mosquitos, Del Leman yerros serán bien encuerados.

LXXXVI Por las dos cabezas y tres brazos separados, La ciudad grande por aguas será vejada: Grandes de entre ellos por exilio perdidos, Por una cabeza Persa Bizancio muy presionada.

LXXXVII El año en que Saturno fuera de servidumbre, En los francos terrenos será de agua inundado. De sangre Troyana será su matrimonio, Y será hermana de Españoles circundada.

LXXXVII En el arsenal, por odioso diluvio, De los otros mares encontrado monstruo marino: Próximo al lugar será hecho un refugio, Manteniendo Savona de Turín esclava.

LXXXIX Dentro de Hungría por Bohemia, Navarra, Y por bandera santas sediciones: Por flores de lis llevando la barra, Contra Orleans provocará emociones.

XC En las Cícladas, en Perinto y Larisa, En Esparta y en todo el Peloponeso: Gran carestía, peste por falsa reconocida,
Nueve meses resistirá y todo el Quersoneso.

XCI En el gran mercado que se llama de los embusteros, De todo Torrente y campo Ateniense: Serán sorprendidos por los jinetes Por Marte Albanés, Leo, Sat, Acuario.

XCII Después mantenida la sede diecisiete años, Cinco cambiarán en tan cumplido término: Luego será elegido al mismo tiempo, Quien no se adaptará al gusto de los Romanos.

XCIII Bajo el territorio del redondo globo lunar, Cuando sea dominador Mercurio: La Isla de Escocia hará un luminar, Que a los Ingleses llevará a la ruina.

XCIV Trasladará a la gran Germania, Brabante y Flandes, Gante, Brujas y Bolonia La tregua santa, el gran Duque de Armenia, Asaltará Viena y Colonia.

XCV Náutico remo invitará a los Umbríos, Del gran Imperio entonces vendrá a concitar: El mar Egeo de las líneas los estorbos, Impidiendo a la onda Tirrena volver a flotar.

XCVI En medio del gran mundo la rosa, Por nuevos hechos sangre pública derramada: A decir verdad se tendrá boca cerrada, Entonces según la necesidad llegará tarde el esperado.

XCVII El nacido deformado por horror sofocado, En lä ciudad del gran Rey habitable: El edicto severo de los cautivos revocado Granizo y truenos, Condonación inestimable.

XCVIII A cuarenta y ocho grados climáticos, AI fin de Cáncer tan gran sequía: Peces en mar, ríos, lago desecado, Bearne, Bigorre por fuego cielo en angustia.

XCIX Milán, Ferrara, Turín y Aquilea, Capua, Brindis vejadas por gente Céltica: Por el León y falange aquilea Cuando Roma tenga al viejo jefe británico.

C El botafuego por su fuego engañado, De fuego del cielo a Carcas y Cominge, Foix, Aux, Mazere, insigne anciano fugado, Por los de Essen, de Sajonia y Turingia.